Pues, ¿ya qué?

Pues, ¿ya qué?

Cuando no estamos del todo convencidos con lo que está pasando, cuando sabemos que ocurrirá nos guste o no, también cuando no hay alternativa, ahí es donde se inserta el famoso “pues, ¿ya qué?”.

Les platico esto pues creo que no hay persona que no lo haya dicho o le haya pasado por la mente cuando menos una vez. La verdad es que no todo en la vida se consigue, y no todas las cosas pueden ir al paso que uno quisiera.  O como dicen “no siempre se gana”.

Si fuera así, es irrefutable que siempre habría alguien inconforme. Entonces, podemos decir  que mientras unos son beneficiados, otros no. O que mientras unos están arriba en este subibaja los otros estamos abajo, y así podría seguir con metáforas extrañas.

Lo que quiero dar a entender, es que la conformidad no siempre es lo peor. Doblar las manos es un sacrificio necesario en innumerables ocasiones.

Los invito entonces a pensar en eso, a veces se gana y otras –muchas otras- se pierde. Pero no se depriman (no es la intención),  mejor piensen el “pues, ¿ya qué?” Nos leemos luego.

Ana Teresa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s